Clima a lo largo del año
La importancia de esta ciudad radica en el conjunto de sus paisajes, arquitectura e historia única. Caminar por sus calles es como viajar al pasado y entre sus más importantes atracciones, el río Moldava le da un toque mágico.

El clima en Praga cambia muchísimo de unas estaciones a otras. Los veranos pueden ser muy cálidos, pudiendo llegar a superar los 30 grados. Además es una época muy lluviosa.

En primavera y otoño (hasta mediados de octubre) las temperaturas son bastante agradables, pueden descender por la noche y refrescar algo durante el día, pero bien abrigado no hay ningún problema.

El invierno ya es otro tema. Las temperaturas medias son de 0 grados, las horas de sol pocas y las noches gélidas. Por lo tanto, hay que llevar muy buen abrigo e ir concienciado de que se va a pasar frío.

Comentarios

Deja un comentario